La revista GIDONA explica: Seguramente una las claves del éxito es, por un lado, ofrecer una cocina de mercado, muy casual, con producto premium, un espacio agradable, bien decorado y con la cocina a la vista de los clientes, apto tanto para hacer una comida convencional como para probar algunos de sus platos, y por otra parte, las ganas de todo el personal de hacer disfrutar a la clientela en un formato de restaurante que algún moderno podría calificar de neotaverna o gastrobar, pero que en definitiva es una casa de comidas y donde, por cierto, se come muy bien.

Magnífico servicio a sala de un equipo joven, profesional y entregado y excelentes vinos naturales muy poco conocidos; conviene dejarse asesorar. Todo hace que la experiencia sea total, que un salga contento y satisfecho y sobre todo que sepa que ha comido algunos de los mejores productos de calidad que puede ofrecer el mercado. Y Marc Ramos este material no sólo no el hombro, sino que el alza a las más altas divinidades. Un bajo, caballo y rey que viene a rellenar una oferta que no existía en Girona, y siempre a ritmo de rock and roll. Felicidades!